17 de octubre de 2014

Mi bicicleta elíptica

En mi pisito alquilado sólo hay un par de muebles que son míos: la cama de mi hijo, el sofá y una bicicleta elíptica que decora parte del salón.


Ah! Que una bicicleta elíptica no es un mueble? No me jodas! Con lo bien que queda ahí en su rincón. A mí me gusta, me da sensación de, no sé, de salud! Me siento sana teniéndola. A mí nadie me dijo que tuviera que usarla, con tenerla hay más que suficiente, os lo aseguro.

Yo, cuando estoy tumbadita en el sofá, con una cerveza en la mano o una copa de vino o un cubata o un café, depende del momento, ya tú sabes, y miro mi bici estática... Me entra un buen rollo! Pienso: "algún día te usaré". Yo no sé si como perchero o como qué, pero algún día la uso, fijo!

Luego está lo que piensa la gente cuando entra en casa. Que nunca lo dicen, pero se mueren de envidia. A todo el mundo le gustaría tener una elíptica decorando su comedor. Quien dice una elíptica, dice un banco de pesas o una plataforma vibratoria. El caso es que tu casa parezca un gimnasio, o un gym, que es como se llaman ahora.

Yo estuve yendo al gym un tiempo. En serio. Iba cada día. Digamos que no lo necesitaba físicamente ni más, ni menos que ahora, pero era una necesidad mental. Cuando no puedes descargar adrenalina ni liándote a puñetazos, ni con el sexo, no te queda otra que ir al gym. Ojo! Que yo no digo que todos los que van a torturarse en un gimnasio sean unos desgraciados, eh? Sólo digo que yo iba porque lo era, que es distinto. Pero dejé de ir porque no me permitían quedarme a vivir y tenía que volver a casa de todas formas. Y, a ver, si iba a acabar siendo una desgraciada igual, no hacía falta ser una desgraciada cansada, encima!

Bueno, a lo que iba, que estoy encantada con mi bici. Y es preciosa, blanca y tiene una pantallita. Por lo visto te dice a qué velocidad vas, cuánto tiempo llevas subido a la bici ( llega hasta los dos minutos seguro, comprobado, más ya no sé), las calorías quemadas y tus pulsaciones por minuto! Flipa! Y además tiene el detalle de no decirte en ningún momento y bajo ninguna circunstancia cuánto pesas. Yo creo que lo sabe, pero os juro que se lo calla, es muy maja.

Estaréis pensando: "parece que quiera vendernos la puta bici!". Pues mira, sí. Si a alguno le hace ilusión, yo se la vendo. Me va a costar desprenderme de ella, eh? Pero bueno, voy a hacer un esfuerzo. Admito ofertas :)

Y os digo más, que hoy estoy rumbosa, al que me la compre le regalo una cafetera Dolce gusto, que también me hace muy bonito en la cocina, eh? Pero es que tengo una cafetera express, que es la caña y que me gusta más.


9 comentarios:

  1. Por supuesto que es necesidad el ejercicio físico, y como dices no solamente físico pues nada mal le vienen al cuerpo estirar un rato los muslos, y a la mente sincronizar el rítmo.
    No soy amante de los gyms ni de las máquinas pero bailo y camino, casi siempre sola, no hay como estar con uno mismo en esos momentos de liberación del estrés físico y mental.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo debería hacer ejercicio... Pero últimamente estoy muy vaga :)

      Un abrazo, guapa!

      Eliminar
  2. Hay un colmo que dice : "Ir al gimnasio en coche para hacer ejercicio en una bicicleta estática", yo la presté y rece una oración para que no me la devolvieran, pero en muchas casa la veo con una utilidad fantástica, es un perchero para bolsos chulisimo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...