10 de junio de 2017

Mis hijos

"Me gusta tanto decir MI HERMANO". Es la mejor frase que he oído en mi vida.

A él se le llena la boca al decirlo. Se palpa el orgullo y el amor que siente y ni él mismo comprende. Y a mí, desde que me llamó "mamá" por primera vez, no habían vuelto a emocionarme tanto unas simples palabras.

Me preguntan si siente celos. Y no, no hay celos que valgan. Tenemos un bebé. Un bebé que es de todos. Y es prioridad para todos. Y eso no ha cambiado lo mucho que nos queremos. Al revés, hemos descubierto que tenemos amor de sobras, más del que imaginábamos.

Mi hijo mayor se hace mayor. Tiene ideas propias y secretos. Secretos! Y ya no leo su mente como antes. Y ya no le consuela sólo mi abrazo. Ya no siempre. Ni le sirve siempre mi respuesta. Ahora duda, el tío. Y me mira con cara de "no tienes ni idea". Y a veces hasta me lo dice: "No te enteras!" Y le castigo en su habitación.

Pero me sigue pidiendo mil veces que le de un beso antes de irme a dormir. Y aún me abraza fuerte unas 17 veces al día.

Soy muy feliz. Tengo dos hijos maravillosos. Y te tengo a ti.

28 de mayo de 2017

No quiero ir a trabajar

No quiero ir a trabajar. Bueno, en realidad, sería más correcto decir: quiero quedarme en casa.
 
Quiero pasarme la mañana acurrucada en el sofá contigo. Y enseñarte a hacer palmas, palmitas, que ya casi lo tenemos.

Quiero darte yo la verdura y la fruta. Ver la cara que pones en la primera cucharada cada vez. Cómo abres la boca grande y te desesperas si me entretengo un poco más de la cuenta.

Quiero verte dormir. Y comprobar si tienes las manitas frías y bajar la tele. Y echarme un ratito con un ojo abierto mirándote a ti.

Quiero hacerte reír a carcajadas en cada cambio de pañal. Y tener conversaciones larguísimas contigo en ese idioma tuyo que nadie entiende.

Y quiero ser yo la que te consuele cuando llores. La que te abrace y te arrulle. Quiero poder decirte que jamás me voy a ir.

Y quiero ver como tu hermano se convierte en un hombrecito. Y se enamora. Y estar ahí para que me lo cuente. Y por si me necesita. Que su edad no es fácil y son mil cosas las que tiene en la cabeza.

No conozco a nadie que, mirando atrás, me diga: "tendría que haber trabajado más". Al contrario.

Así que algo voy a tener que hacer.

No me leas

Si eres demasiado susceptible, no me leas.

Si tienes menos sentido del humor que un caracol, no me leas.

Si te crees con derecho a llamarme la atención por lo que escribo aquí, no me leas.

Si no eres capaz de entender que este blog es en clave de humor, no me leas.

Este es MI blog. No TU blog. Y no voy a cerrarlo después de 8 años. No ahora. No por no herir susceptibilidades absurdas. No por vosotros. No por ti.

Cómo decían en verano azul: NOOO NOS MOOVEERÁÁÁÁN!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...