29 de septiembre de 2014

Top chef




Hoy he visto Top Chef. Me encanta ese programa. Igual que me encanta Master Chef. De hecho, son dos programas iguales, pero ya estamos acostumbrados a eso y en realidad, qué más da? Al revés, mejor, por mí como si hacen, además, el Requetechef, por ejemplo.

El caso es que el programa mola. A mí me gusta ver cocinar a los demás. Cocinar yo no, eso me da pereza porque se me da fatal. Pero disfruto imaginando cómo estará de bueno lo que cocinan otros. Y aquí es donde le veo el fallo al programa este: yo no estoy de acuerdo con los jueces casi nunca.

Vale, yo sé que muchos, bueno todos, habréis pensado: "pero y tú qué sabes? Si no lo puedes probar!". A eso voy, no me hace falta. Vamos a ver, a vosotros os parece que un plato con dátiles, curry, remolacha, mango y carne de camello, puede estar bueno? Qué pasa? No habéis probado la carne de camello? Yo tampoco, no pasa nada, imaginémoslo con pollo... Asqueroso, no me jodas!! Eso no hay quién se lo coma!! Pues bien, los jueces han flipado. Resulta que el chico les ha contado que el plato quería representar el desierto y la remolacha era la femineidad de las mujeres árabes (os juro que lo ha dicho tal cual) y el jurado le ha dado hasta las gracias por un plato tan exquisito, que les había permitido viajar (tal cual también). Venga ya!!

Yo no quiero ir de lista, yo no entiendo de cocina moderna. Pero en general, la modernidad esta que pretende demostrarnos que sólo unos pocos son capaces de apreciarla, me da risa. Es algo parecido al arte contemporáneo. No me gusta. Es más, me da vergüenza que le llamen arte a según qué y que, encima, pretendan convencerme de que no me gusta porque "no lo entiendo". Pues con la cocina me pasa lo mismo.

Hubo un programa, creo que de Master Chef, en que el jurado casi entra en éxtasis con unas bolas de puré de alcaparra!! Me parto! 

Otro día, en Top Chef, debían hacer un plato en qué el protagonista fuera el tomate. El tío hace lo que parecía un huevo crudo en un plato y con la yema rota y explica: el plato se llama "huevo crudo en mal estado" y es un trampantojo, porque no lleva huevo. El Chicote lo mira de reojo (por lo visto, no le gusta el huevo), lo prueba y flipa tanto que sólo puede decir: "sorprendente!". Vamos, anda!! Yo eso tampoco me lo creí.

Algo que me gusta del programa es que, a pesar de estar los concursantes viviendo juntos y aislados, no es un gran hermano. Para nada. No vemos absolutamente nada de la convivencia. Se trata de un concurso puramente de cocina y yo lo aplaudo. La gente que quiere ese tipo de morbo ya sabe dónde buscarlo y no es en Top Chef. Y que conste que no tengo nada en contra de esos programas, eh? Yo me volví loca con el primer Gran Hermano y con el OT de Bisbal y Rosa. Pero ya me aburren, sólo eso.

Y nada más, que son la una y media de la mañana y tengo sueño y, como no, hambre!! No sé si hacerme un pollo con curry y remolacha antes de acostarme o qué...

6 comentarios:

  1. También me encantan los programas de gente cocinando. No los veo hace mucho porque no tengo tele, pero me encantan: cosas que me comería y cosas que no me comería :) En cuanto a los programas de concursos, casi nunca estoy de acuerdo con los jueces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que casi nadie está de acuerdo con los jueces :)

      Eliminar
  2. Supongo que te gustan a ti y a muchos más, a mi ni si ni no, no veo tele, bueno si pero poquita. Hace tiempo leí que las fotografías de comida de las revistas eran trucadas y algunas cosas ni eran comestibles pero quedaban bien, luego dicen que Arguiñano cocina crudo y que no se puede comer lo que hace pero queda bien en la tele. Hoy estoy muy critica, perdona,

    ResponderEliminar
  3. Pues a mí no me parece tan mala combinación los dátiles con su punto dulce, la personalidad del curry, más las texturas de la remolacha y el mango para acompañar cualquier carne, incluida la de camello que ya te digo yo que no sabe muy distinta a la de la ternera, sólo que es como más dura. Ahora que si su cocina quería representar el desierto, lo del mango digo yo que sería por el color, porque es más de climas tropicales.
    Me ha quedado muy de resabidilla el comentario, no? Jajaja! Me encanta la cocina y sobre todo experimentar y mezclar sabores y texturas, y te aseguro que tener buena mano, ser creativo y encima obtener buenos resultados, es todo un arte. Estoy de acuerdo en lo que dices sobre el arte contemporáneo, que muchas veces yo también veo como una tomadura de pelo, pero lo de la cocina, ahí sí que no. ¡Castigada sin cenar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja si de cena hay dátiles con curry, paso!!

      No, en serio, a mí los dátiles con beicon me encantan, y el queso de cabra con miel. Si no tengo nada en contra de combinar sabores... Pero hay cosaa que no las veo jajaja sería cuestión de probar, no sé, pero algo me dice que nos toman el pelo :D

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...