8 de noviembre de 2014

Amantes

Empezaron a besarse y les faltaban manos. Se abrazaban fuerte y él acariciaba su pecho, sus muslos. Ella acariciaba su espalda y agarrando su pelo, dejaba de besarle para mirarle una y otra vez, quería grabar en su mente esa imagen, ese momento.

No tardaron en desnudarse, les sobraba hasta la piel. Y húmedos y acalorados seguían besándose y acariciándose lento, alargando el momento. Les excitaba verse, olerse, rozarse... La mera presencia del otro despertaba en ellos deseo. Y se amaban. Y al deseo se unía la necesidad de complacer al otro.

Se besaron, se amaron y bebieron el uno del otro hasta saciarse. Se dijeron mil veces te amo y se miraron con pasión, con dulzura, con deseo, con picardía, con amor. Gritaron sus nombres, se mordieron, jadearon, se apretaron, se arañaron, se hablaron bajito al oído y hasta se insultaron. Y se durmieron abrazados, aún acalorados, queriendo más.

Así de intenso fue. Y así de intenso se amaron de nuevo al despertar.

8 comentarios:

  1. Visto desde mi edad: ¡Agotador! jaja

    ResponderEliminar
  2. Es agotador visto desde cualquier edad... pero bendito agotamiento, nunca me cansaría de agotarme.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un tipo de agotamiento que nos gusta a todos :)

      Besos

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Para aguantar este ritmo hay que dejar de fumar :)

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...