29 de julio de 2014

Primos...

Mi sobrino ha venido a pasar unos días a casa de mis padres. Esto, quiera yo o no, me afecta lo mismo que si lo tuviera en casa. Es de la misma edad que mi hijo, así que mi hijo quiere estar en casa de mis padres también. Y yo? Pues, menos para dormir, me paso el día allí con ellos. Más que nada porque mi madre trabaja y mi padre se desespera él sólo con las dos fieras.

Así, que la que se pasa el día desesperada soy yo. Llevaba medio verano escuchando a mi hijo con su "me aburro" constante y pensando que no habría nada peor y me equivocaba! Esto es peor. Esto es para matarlos. Y si luego en un juicio contara por qué lo hice, ningún juez me condenaría. Al revés, santa, me harían!

Cómo dos mocosos de 8 años pueden llegar a soltar lo que sueltan estos? Y gritando, rojos y furiosos con la vena a punto de estallar y pegándose puñetazos hasta en la cabeza! Y eso, estando yo delante, pasmada y con la boca abierta sin poder reaccionar, pensando en si voy a necesitar agua bendita o qué. Imagina si están solos! Yo, por eso, cuando están en otra habitación, oiga lo que oiga, ni se me ocurre ir a ver qué hacen. Total, ellos a los diez minutos están jugando otra vez y yo, si me puedo ahorrar que según qué imagen me perfore el cerebro, mejor.

Es curioso este amor odio que se tienen. Que la verdad es que no sé de que me sorprendo, porque mi hermana y yo, amor poco, pero odio nos teníamos un rato... Nosotras también acabábamos a puñetazo limpio si era necesario. Y digo "si era necesario" porque a veces lo era. Oye, si no entendía frases tan sencillas como: "pírate de aquí!"  O "tú no me mandas", no me quedaba otra que abalanzarme sobre ella con toda mi furia a ver si entraba en razón. Luego ella, en lugar de entenderlo y comportarse, se liaba a puñetazos conmigo. Total, que no había manera.

Nosotras hemos vivido situaciones que a mi madre debieron parecerle muy graciosas. Seguro que aún las recuerda con cariño... Como el día en que, mi hermana, creyéndose la responsable de que yo me levantara de la cama ( no entendió por enésima vez el "tú no me mandas"), decidió tirarme un vaso de agua a la cara. Buf, sabes cuando estás seguro de que vas a morir y la vida te pasa por delante como en diapositivas? Pues eso a mí no me ha pasado nunca, pero en ese momento sabía que, si estaba en mi mano, la que iba a morir era mi hermana. Me levanté de un salto. Y yo no sé la cara que pondría, que me la imagino, entre la rabia, el pelo rizado de recién levantada y chorreando... Pero la otra, en cuanto me vio, salió corriendo a encerrarse en el baño conmigo detrás. Ella nunca ha sido muy ágil, pero ese día, se ve que el que reparte la suerte ahí arriba se apiadó de ella y llegó al lavabo antes que yo. Y menos mal, porque la llego a pillar... Imaginaos la escena, yo dándole patadas a la puerta del lavabo: YO TE MATOOO GORDAAA ( sólo la llamaba gorda cuando me enfadaba de verdad, porque lo estaba, y yo, aunque ahora os vaya a costar creerme, no era tan mala). Y ella desde dentro: MAMAAAAAAA.

Otro día, cenando en casa los cuatro, fui yo la que cogió la jarra de agua y se la tiré a la cara. No recuerdo lo que me dijo, pero se lo merecía seguro! El caso es que, no sé por qué, nunca lo sabía, pero mis padres no estuvieron de acuerdo con mi manera de intentar que mi hermana entrara en razón y se lió una...

Entre nosotras, había muchos celos. Y yo creo que entre mi hijo y mi sobrino también. A veces, mi hijo me sorprende con preguntas del tipo: a Darío le quieres más, no? Y claro, hay algo en mi interior que me dice "Telma, esto no lo puedes contestar en voz alta". Así, que me pongo seria, le miro fijamente e intento que me lea el pensamiento: pero cómo voy a querer más a este bicho que a ti?? Si a ti te he hecho yo!! Y no me creeréis, pero estoy segura de que me lo lee, porque siempre acabamos muertos de risa los dos.

4 comentarios:

  1. Qué raro, ¿por qué no habrías de contestar en voz alta esa pregunta? ¿El primo no tiene mamá? Eso me haría entender la consideración de que no oyera lo que es natural: que la mamá quiere más a sus hijos que a sus sobrinos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí tiene mamá, pero estos días la tiene lejos. Mi hijo sabe que le quiero más a él, por eso lo pregunta, para que el primo lo oiga... Y por eso no le doy el gusto de decírselo en voz alta ( se lo digo solo con la mente jajaja)

      Eliminar
  2. jajaja cuántas veces hemos hablado de esto, eh Telma?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jjajajjaa reconozco que me emcanta el tema

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...