19 de marzo de 2015

El vídeo II

Estábamos en que era martes por la mañana y yo me tenía que ir a currar. Me esperaban más de ocho horas por delante comiéndome la cabeza sobre cómo resolver el temita del vídeo.

Recordemos que se trataba de subir el vídeo a una página de internet, cuya versión gratuïta establecía unos límites semanales. Por tanto, la idea era abrir una cuenta nueva en dicha página, con otros datos, y así poder subir el vídeo de las narices de una vez. Entiendo que igual os suena a chino y no os culpo. Quedaos sólo con la idea de que la cosa se estaba poniendo chunga, chunga...

Antes de irme, y sabiendo que hasta la noche no iba a poder intentar nada más, le escribí un correo a la profe comentándole la situación. De repente, entendí que yo no podía ser la única con ese problema y que igual había una solución que se me escapaba. La profe, sorprendentemente, contestó en seguida: "Esas cosas pasan, no te preocupes, entrégame el vídeo anterior que no estaba tan mal".

Vamos a ver: "entrégame el vídeo anterior"?? En serio?? De verdad crees que me conformo con esa respuesta?? De verdad alguien en este mundo puede creer que volví a montar una cama en la mesa de mi salón y volví a lavar a mi hijo con una esponja jabonosa de arriba a abajo, mientras el pobre se aguantaba la risa, para nada?? Definitivamente, no! Esto se estaba convirtiendo en una cuestión de amor propio.

A lo largo del día, desde mi móvil iba mirando el foro del aula en el que había dos o tres compañeras en la misma situación de desespero que yo.

"No me deja subir el vídeo!! SOS" (mira, otra!)

"A mí tampoco" (otra)

"Yo estoy igual" (joder)

"Abre otra cuenta con otro nombre y prueba" (mira la lista! Si fuera tan fácil...)
Así todo el día, de manos atadas en el trabajo, una tortura!!

A la hora de salir, por fin, me voy pitando a casa y sin casi decir ni hola, me siento delante del ordenador. Vamos a ver... En algún puto lugar tiene que poner "cerrar sesión". Mi chico y yo, delante de la pantalla "dale aquí", "a ver aquí", "y aquí?" Nada. No había manera. Grrrrrr.

Al final, más o menos después de media hora de reloj buscando, yo no sé qué toqué, que de repente se abrió un menú de la nada y ahí estaba, en rojo "cerrar sesión". TACHAAAN

Ahora sí!! Menos mal! Voy a abrirme otra cuenta y podré subir el vídeo por fin! Bieeen!!

Y una mierda!!

Resulta que el vídeo en cuestión pesaba demasiado. Más de 1600 mb. Y la página esta sólo aguantaba 500mb.

Oommmmm soooy un juncoooo huecoooooo... Ooommmmm no voooy a mataaaar a naaadieeeee... Ooommmmm...

"Venga vida, vamos a cenar y a celebrar mi cumple, ya lo pensaré cuando vuelva..." Y eso hicimos.

La cena genial, un magret de pato riquísimo y de postre dos pasteles, uno de ellos hecho por mi hijo. Y cervecita primero y vino después y, "tengo que solucionar lo del puto vídeo", entonces, un whiskyto?? Vale!

Llegué a casa sin tener claro si prefería sentarme delante del ordenador otra vez, o meterme en la cama y que le dieran al mundo! Pero hice lo correcto ( no esperabais menos, eh?)

Abrí el google: "cómo reducir el tamaño de un vídeo". Y resulta que hay miles de programas, muchos de ellos gratuítos, precisamente para eso. Ainsss menos mal que a pesar de ser una ignorante le pongo ganas...

Me acostaba a las 2 de la mañana. Conseguí reducir el vídeo de 1600mb a 300mb. Conseguí que la página de los c... Quisiera subirlo... Y ahí lo dejé: subiendo.

Me desperté temiéndome lo peor. Con la suerte que tenía, podría haber ocurrido cualquier cosa mientras dormía: un corte de luz, un "enanito apagaordenadores", yo qué sé! Pero no. Ahí estaba mi vídeo. Enterito y en su sitio. Y por fin pude entregárselo a mi profe, el último día del plazo, pero a tiempo.

"Buenos días, he podido solucionarlo y acabo de entregarle la nueva versión del vídeo. Espero haber resuelto las carencias del vídeo anterior. Gracias por todo."

"Perfecto, Telma. Un problema menos."

Eso digo yo: uno menos.

Ainsss.

9 comentarios:

  1. Ay mi madreeee, pensaba que era un programa específico pero siendo una página web en mi ordenador por ejemplo sería tan sencillo como cerrar el navegador. Es increíble la cantidad de gente que no sabe echar mano de las configuraciones. En el navegador tienes opción de que no te guarde las contraseñas, así cuando lo cierras automáticamente te cierra la sesión de cualquier red social o correo electrónico. Puede parecer que pierdes el tiempo poniendo tu contraseña cada vez pero mira, preservas tu intimidad y ejercitas tu memoria porque no veas lo que me desquicia ver que la mayoría de la gente no recuerda sus contraseñas. No me extraña que se pillen tantas infidelidades por las redes sociales jajajajaj!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sólo uso el ordenador para los estudios. Tanto en las redes sociales, como en la cuenta del banco o en el correo entro desde el móvil. Incluso el blog lo gestiono desde aquí, incluído escribir las entradas. Y mi pareja tampoco usa para nada el ordenador. Por tanto, no había tenido en cuenta el temita este de las contraseñas hasta ahora. De todas formas, tratándose de un ordenador que está en casa y no teniendo previsto ser infiel, creo que pasaría de tener que escribir la contraseña cada vez... Qué pereza! Jajaja

      Eliminar
    2. Bueno si aún así sigues recordando las contraseñas estás perdonada! ;-P

      Eliminar
  2. Hubo un tiempo en que yo hacía las facturas a mano y la copia con papel carbón. En aquella época trabajaba menos y ganaba más.
    ¿Hemos ganado en calidad de vida? Casi siempre que me lo pregunto me contesto que no, y tratándose de alguien que se gana la vida vendiendo, instalando y reparando cacharros tecnológicamente avanzados no deja de ser peculiar ¿no?
    Ánimo Telma, la tecnología viene a por nosotros, pero sabemos camuflarnos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que formo parte de la generación perdida, en cuanto a tecnología se refiere. A mi edad, necesito una tecnología para mi día a día que nadie me ha enseñado a usar. Así no puedo sacarle partido, sólo sobrevivir a ella. Espero que en futuras generaciones sea distinto.
      Besos!

      Eliminar
  3. ¡Felicidades! :D ¡Eres buena para esto! Yo habría entrado en pánico y habría buscado alguien que lo resolviera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tenía un informático a mano! Jajajaja

      Eliminar
  4. Felicidades, sabía que tu tesón te llevaría a buen puerto. Saltibrincos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú lo sabías? yo no lo tenía claro jajaja

      Abrazos!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...