30 de mayo de 2014

Reflexión

He estado un tiempo alterada, perdida, rara, confusa. Ha habido muchos cambios en mi vida en poco tiempo y me ha costado asimilarlos.

El principal cambio, el fin de una relación de casi 5 años. Una relación extraña y destructiva, muy intensa, llena de altibajos, que no me dejaba ser yo. Una relación que me tenía abducida, no se me ocurre otra manera de llamarlo. 5 años en los que yo he sido la única culpable de la situación en la que me encontraba. Mi miedo, mi inseguridad y mi baja autoestima me sumieron en un estado de sumisión absoluta en el que dejé de ser yo para convertirme en un pelele. Sin criterio y sin personalidad. Así que no era feliz en absoluto. Pero no me veía capaz de ponerle fin. Dependía de mi pareja emocionalmente hasta el punto de no imaginarme la vida sin él.

Hasta que me dejó. Fue él quien me dio el empujón y reaccioné por fin. De repente, como si una venda cayera de mis ojos, me vi desde fuera y entendí que eso era lo mejor que podía pasar. Recordé que hace años yo era fuerte, y había tenido las riendas de mi vida. Y decidí que debía conseguir eso otra vez.

Así, se han sucedido una serie de cambios, de casa, de coche y de vida, en general. Además, la ruptura, como todas las rupturas, no ha sido nada fácil y mi hijo y yo hemos pasado por momentos muy duros que mejor no recordar.

Y aquí estamos. Mi hijo y yo hemos recuperado la paz. Nos entendemos muy bien, y ha vuelto la complicidad que un día perdimos por esa abducción que antes comentaba.

Y de repente y sin venir a cuento, sin estar preparada, aparece alguien en mi vida. Y siento que todo se pone patas arriba otra vez. Y no me fío de mí misma, ni de mis sentimientos. Y temo por mi hijo y por si vuelven a herirle y... Bufff

Pero él, desde el primer día me dice: estate tranquila, yo lo estoy, porque esto es para siempre. Y yo no me lo creo. Pero pasan los días, y él sigue ahí, con toda la paciencia del mundo y la misma seguridad. Y me hace reír, y siempre tiene un abrazo para mí. Y mi barriga parece estar en una montaña rusa constantemente. Y al fin decido que, no sé si será para siempre, ni idea, pero que yo no quiero perderme esto. Que nunca me habían mirado así. Y que, aunque esto acabara mañana, ahora ya sé que jamás me voy a conformar con menos.

Y de nuevo, como hace años,  me siento bien. Lo tengo todo menos dinero, pero es lo que menos me importa. Me siento yo. Me siento feliz. Y vuelvo a tener ilusión por la vida. Ya no me duermo llorando.

He compartido aquí buenos y malos ratos y sentía la necesidad de compartir también la paz que siento ahora. Vendrán malos ratos otra vez, seguro! Yo soy así de intensa jajaja pero ahora voy a disfrutar de la buena racha :)

14 comentarios:

  1. A mi me has dado una alegría, te deseo lo mejor, seguro que será para siempre y sino disfrútalo mientras tanto. Con el ir y venir te he cogido cariño y tus tristezas me afligían ahora tus palabras me han alegrado. Una abraçada i afectes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Moltes, moltes gràcies, Ester, sé que ho dius de debó, petons

      Eliminar
  2. Pues mucha suerte, valor y al toro. La vida siempre nos da nuevas oportunidades, no siempre sabemos cual será la definitiva, pero por si acaso, mejor no dejarla escapar.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena, Telma. A disfrutar de lo bueno, que para eso está :)

    ResponderEliminar
  4. Pues yo que me alegro Telma, hasta un poquito de envidieja me da por las veces que he deseado que alguien viniera al rescate, y no sucedió. Supongo que si lo deseas no sale.
    Aprovechalo y déjate llevar, sigue tu intuición y a ver adonde te lleva.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, nena! En ello estoy, dejándome llevar

      Besos!

      Eliminar
  5. Y ahora no sé qué decir, ¿ves?
    Pues me alegro mucho. Sostener las riendas de tu vida debe ser una de las relaciones más agradables que existen. Que te vaya bien con el caballero ese.

    ResponderEliminar
  6. La vida es así, una montaña rusa por la que subes, bajas, te deslizas, derrapas... y todo ello conlleva un aprendizaje para el futuro. No lo dudes, hay que vivirla y sufrirla, vale la pena.
    Si no mira, encontrar tu lugar ha sido una subida agradable y seguro que vas a proporcionarme más en el futuro.
    Saludos desde Tenerife, te sigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Gloria, esta es tu casa

      Eliminar
  7. Aprovecha el momento y no lo sueltes hasta que no te lo diga tu sexto sentido, ahora toca disfrutar cielo que ya era hora!
    Besitos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...