5 de agosto de 2013

De mudanzas III




Vale, la mudanza ya está hecha. Pero el trabajo aún no ha terminado. Este finde ha consistido en:

Colocar la ropa en su sitio (sin problemas, toda la mañana, pero terminé)

Adecentar la "sala de cine" (sí señor, sala de cine!)

Adecentar el jardín.

Ninguna de las dos últimas misiones ha concluido.

La sala de cine es una sala que hay al lado del garaje, con dos sofas, una pantalla enorme, unos cuantos altavoces y un proyector. Mola, eh? El problema? Por un lado, que ahora mismo está llena de trastos, como la cama de mi hijo desmontada y todos sus juguetes. Pero eso, hasta que no desmontemos la cama que hay en su cuarto ahora, no lo podemos solucionar. Por otro lado, para no variar, la MIEERDAAAAAA. Esos sofás estaban bastante nuevos, pero parecían haber pertenecido a Chewbacca! Qué asco, por el amor de un dios! Total que decidí encargarme de ellos. Empecé por quitarles las fundas y meterlas en la lavadora. Eso fue fácil. Después, con la aspiradora y rezando para que no se embozase, aspiré todas las bolas de pelo asquerosas. Para terminar, les pasé la vaporetta, por si quedaba algún ácaro, que seguro. Hasta aquí bien. Lo difícil fue, una vez estuvieron secas las fundas, ponerlas de nuevo. En la primera funda que cogí, no cabía el puto almohadón! Casi me muero, claro. Pensé: ya se han encogido con la secadora. Y ahora qué hago?? Pues hice lo de siempre que un problema así de gordo amenaza con inducirme al suicido: hacer ver que no existe y seguir con lo mío. Es decir, coger otra funda y otro cojín y empezar como si nada hubiera ocurrido. Y esta vez, lo creáis o no, pasó exactamente lo contrario!! me sobraba funda por todos lados!! Vale, Telma, céntrate. Algo estás haciendo mal. Respiré hondo, miré los dos sofás y entonces lo vi: NO ERAN IGUALES! A partir de ahí, agradecí no haberlo consultado con mi churri (qué vergüenza, por dios) y ya no paré hasta que acabé.

Por otro lado, empezaba la operación palmera. Se trata de una palmera, pero de esas sin tronco, que estaba plantada en medio del jardín. Ahí no pintaba nada. Además, no nos dejaba espacio para meter la caravana (en buena hora, de la caravana os hablaré otro día). Además, en la entrada de la casa, había un hueco redondo perfecto para ella. Así que parecía que estaba claro: la sacamos de aquí y la ponemos a la entrada, verás qué bien, nena! Bufff! Imposible... Imposible?? No conozco esa palabra!! Mi churri a veces se pone en plan Cleant Eastwood... Pero oye, el tío lo hizo, eh? tuvo que usar el coche para sacarla del agujero, porque estaba la palmera cabrona ahí agarrándose a la tierra como un gato a unas cortinas, pero la sacó. Y entre los dos la transportamos hasta la entrada, en una carretilla, que no veas cómo pesaba, y ahí la plantó. Ha quedado genial.

Después de la palmera y borracho de éxito, mi churri se emocionó y empezó a podar los setos que había en un lado del jardín que daban más asco que los sofás, si cabe. Llenos de pelos. Aaaarggg. Y el día terminaba con el jardín lleno de ramas y hojas llenas de pelos asquerosos.

Nos falta:

- la habitación del niño: desmontar y guardar la cama que tiene ahora y montarle la suya. Así subiremos sus juguetes y su escritorio y la sala de cine quedará despejada, matando así dos pájaros de un tiro.

- Limpiar el jardín de setos muertos y peludos, poner la caravana en su sitio. Nivelar el suelo dónde va la piscina y montarla.

-Reubicar la lavadora. Esta misión viene con agujero en la pared incluido...

Casi ná!

17 comentarios:

  1. Sin fuerzas, me he quedado agotada de leerte, el sofá, las fundas, el coche tirando de la palmera. ¡uff1 agotada estoy.
    Ya nos tocará cuando cuentes que todo está en su sitio y disfrutarás en tu jardín de un fresquito gintonic

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. bueno, gintonic ya ha caído alguno jejeje pero sí, estamos agotados, está siendo durillo. Pero no nos quejamos, la casa nos encanta y estamos contentos de la suerte que tenemos :)

      Besos!

      Eliminar
  2. Madre mía! me canso sólo de leerlo...
    A mí con las fundas de los sofás también me pasa lo mismo, siempre me empeño en ponerlas como no son, hasta que al rato entre intentona e intentona me doy cuenta que lo estoy poniendo mal.
    Que la fuerza te acompañe! que la vas a necesitar jaja
    Saludos ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo de las fundas de los sofás tiene mucha tela. Le he dicho a todo el mundo que si vuelvo a decir que voy a quitar las fundas para lavarlas, que me dejen incosciente!

      Besos!

      Eliminar
  3. ¿Cómo es que hay pelos en los setos? ¿Pelos de animal?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, esta pareja tenían dos chow chow y un gato de angora... Estaba la casa entera llenita de bolas de pelo!

      Eliminar
  4. ¿Dos chow chow y un gato de angora? Te olvidas de Chewbacca, como bien indicaste antes, el Yeti, King Kong y el primo Eso de la familia Addams. ¿Cómo es posible que los setos tengan pelo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no lo sé... Pero había pelos en todos lados, en los sofás, en la nevera, en la barra de la cortina de la ducha, en los armarios... Y ya lo último fue ver esas bolas de pelo en los setos. No voy a tener un chow chow en la vida. Lo juro!

      Eliminar
    2. Menudo trabajo el de las mudanzas! lo de la palmera debe haber sido bastante grosso.
      Lo bueno es que el resultado va a ser muy reconfortante; crear tu pequeño lugar en el mundo, a tu manera. Y encima, de a dos! Saluditos y te deseo muchas ganas para esto, que a veces se vencen!

      Eliminar
    3. qué lástima que no sacaste fotos del antes y otras del después! hubiera sido lindo.
      igual, quiero que subas fotos de la casa terminada n.n

      Eliminar
    4. Las ganas de momento no se vencen, tenemos mucha ilusión, aunque estemos cansados :)

      Ya pondré algunas fotos cuando todo esté en su sitio...

      Besos, Nele!

      Eliminar
  5. ¿Sala de cine? Pero bueno! ¿Que pijería es ésta? Y tendrás otra para el billar americano imagino. Tú lo que quieres es darnos envidia y lo enmascaras con el drama de enfundar los cojines para que no se note jeje.
    Mi anterior sofá me hacía llorar cada vez que lavaba las fundas, quedaban tan perfectas una vez metidas que eso significaba que meterlas era una tortura china, terminé limpiándolas con amoníaco con tal de no desmontarlas, que además cada vez me cargaba una cremallera.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo de la sala de cine es una pasada, y sí, os lo he contado para que os muráis de envidia. He obviado detalles como que ahora el jardín, pequeño y abarrotado de trastos, parece un vertedero; o el de que había una pérgola roñosa, que ahora aún lo es más porque se dobló con el viento; o el de que no podremos poner la piscina cutre hasta que nivelemos el suelo y no nos vemos capaces de hacerlo... jkdhfdbavhiurgyuifnijghihnk!!!! Me estoy cagando ya en la casa entera, sala de cine incluída! Son 3 semanas ya currando de 8 a 20h, acostándome tarde por la casa, currando en la casa todo el finde y sin ver que la cosa avance... Snif snif!! en fin, espero que dentro de unos meses me ría de esto...

      Besos!

      Eliminar
    2. Te reirás Telma, y todo habrá valido la pena, cuando lo tengas todo a tu gusto te podrás pasear poe la casa y el jardin satisfecha y será un gustazo

      Eliminar
    3. He googleado "pérgola" y ahora conozco una palabra más :)

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...